El hormigón y el reforzamiento con fibras de vidrio

Hoy comentaremos acerca de los productos que puedan complementar al Microcemento. Este artículo irá dedicado al hormigón y las actuales técnicas de reforzamiento constructivo que brindan las nuevas fibras de vidrio.

El hormigón o concreto

El hormigón o concreto es un material de naturaleza compuesta, la cual incluye diferentes materiales como agua, cemento y diferentes agregados incluidos en la mezcla con la finalidad de alcanzar la propiedades físicas deseadas. La masa resultante de la mezcla de estos materiales es muy fluida, siendo muy fácil darle la forma deseada. Como es de sobra conocido, el hormigón es un material ampliamente usado en la historia de la construcción, siendo sus propiedades especialmente indicadas para las labores de cimentación. Podemos afirmar que es el material más empleado en la industria de la construcción desde el último tercio del siglo XX.
En los últimos tiempos, han aparecido diversas variedades de hormigones que han mejorado sustancialmente sus cualidades constructivas. Entre estas variedades, destaca el hormigón reforzado con fibras de vidrio álcali resistente (AR).

 

¿Porque usar fibras de vidrio AR en el hormigón?

Las fibras de vidrio son una elección ideal debido a sus propiedades superiores: alta fuerza de tensión, “high modulus” y un gran número de unidades de filamento por peso. Esto presenta unas grandes ventajas en comparación con otras fibras de vidrio más convencionales.
La necesidad de usar fibras de vidrio viene del problema generado por el hecho de que el hormigón produce hidróxido de calcio durante el proceso de hidratación. El hidróxido de calcio es extremadamente agresivo y ataca tanto la superficie como la estructura molecular de las fibras de vidrio convencionales. Como resultado, el vidrio pierde rápidamente su habilidad para soportar peso, porque el álcali en el hormigón corroe la fibra.
La fibra de vidrio álcali resistente, o fibra AR, es una fibra formulada especialmente, resultante de la añadidura de zirconita en el vidrio. Estas fibras han sido diseñadas específicamente para uso en hormigón y morteros convencionales, y son estables en un ambiente de hidróxido de calcio agresivo. Son aproximadamente dos veces más caras que las fibras de vidrio convencionales.

 

¿Cuáles son las ventajas de las fibras de vidrio AR en el concreto u hormigón?

Estas son las principales ventajas:

  • Las fibras de vidrio AR son álcali resistentes. Por lo tanto, no dependen de ningún revestimiento.
    • Filamentos individuales: un gran número de fibras son liberadas cuando resultan mezcladas con el concreto, sin que los filamentos sobresalgan a la superficie.
    • Gran resistencia a la tracción, lo cual ayuda a aguantar las tensiones durante el encogimiento.
    • Tienen un “high modulus” de elasticidad, con la finalidad de absorber las tensiones del encogimiento antes de que el hormigón se parta.
    • Tienen un enlace superior con el concreto.
    • No presenta peligros para la salud.
    • Las fibras de vidrio AR refuerzan tanto el plástico como el hormigón endurecido.

Mientras que no todas las fibras de vidrio AR son iguales, la álcali resistencia de las fibras depende principalmente del contenido de la zirconita (ZrO2) in el vidrio. Cuanto más alto es el contenido en zirconita mejor es la resistencia.
En cualquier caso y como siempre, recomendamos la consulta con un profesional especializado antes de decidirse por el uso de este tipo especial de hormigón, siempre solicitando que las fibras de vidrio AR usadas tengan un alto contenido de zirconita (mínimo del 16%).